Noticias Destacadas
Inicio / Artículos de Opinion / Último lugar en rendimiento escolar (Articulo de Opinión)

Último lugar en rendimiento escolar (Articulo de Opinión)

Se necesita la implementación de políticas educativas efectivas por parte del gobierno, buena administración de los recursos destinados a fortalecer las áreas más débiles

rendimiento-escolarEl ministro de educación, Andrés Navarro, reveló que Republica Dominicana quedó en último lugar en rendimiento escolar de 72 países evaluados en el informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

Esta ha sido una noticia que ha consternado y alardeado a muchos sectores de la sociedad ya que alegan que la importante inversión que se ha hecho en el sector educativo no ha valido la pena, sin embargo es importante reconocer que tal como manifestó la Acción Empresarial por la Educación (EDUCA), los estudiantes que tomaron dicha prueba ingresaron al sistema educativo en 2005. En el mejor de los casos, 8 años antes que llegaran los recursos equivalentes al 4% del PIB (Producto Interno Bruto) a la educación, por lo que estos resultados eran previsibles.

Sin embargo las autoridades se han mostrado optimistas a pesar de las deducciones, estas tienen siempre una visión positiva, que hasta parece ser su responsabilidad, pero lo importante en este caso es ver la realidad con sentido crítico, entender que no vamos bien y debemos mejorar. Centrarse en los avances que queremos lograr, quizás más que en profanar lo poco que hemos logrado. Menos difusión, más demostración.

Recuerdo leer en una entrevista que le hicieran a Bill Gates, donde este comentaba que China y Estados Unidos despertaron a sus sociedades e impulsaron su desarrollo gracias a su creencia en que se estaban quedando atrás del resto del mundo. Explicaba que “lo mejor que le pasó a Estados Unidos fue que, en los ochenta, todos creían que los japoneses los iban a superar en todo, era una idea errónea, una tontería, pero fue ese sentimiento de humildad lo que hizo que el país se pusiera las pilas”. A Republica Dominicana parece ser le falta humildad y ese espíritu de competitividad.

Por otro lado encuesta como la Gallup (encargada por el Banco Interamericano de Desarrollo BID) ha mostrado que los latinoamericanos están satisfechos con sus sistemas educativos; paradójicamente lo están mucho más que otras regiones que obtienen mejores resultados. Están satisfechos sin fundamentos. ¿Se encontrará R.D ahí?

Es bueno que la sociedad se sienta insatisfecha, porque si la gente está satisfecha no existe la exigencia social de mejorar los estándares educativos. La mejor manera de despegar es sintiendo que nos estamos quedando atrás.

Pero ¿Por qué no avanzamos en materia educativa? ¿Dónde está el problema? Son las interrogantes que más pronunciadas.

La Republica Dominicana se encuentra inmersa en una llamada revolución educativa, de la cual ha surgido la construcción de un importante número de aulas, inclusión de escuelas en el programa de Jornada Escolar Extendida, mejores salarios a los maestros, entre otras cosas, gracias a la consumación de este presupuesto a la educación.

Todo esto ha significado importantes avances en el sistema, sin embargo la calidad educativa, que es el fin, no es tan buena como debería ser o por lo menos no se ha reflejado aún.

Es usual entre las personas buscar culpables ante problemas, mas no contribuir a la solución. En el trance de nuestro país con respecto a la educación no se debe buscar culpables, haciendo esto no se van a mejorar las debilidades existentes, por el contrario se debe asumir como un problema de todos.

Es bueno que la sociedad critique, analice, reflexione como entes pensantes, pero sin caer en fanatismos, ni particularidades políticas. La educación no debe ser entendida como algo político o del gobierno de turno, la educación es cuestión de todos y para todos; gobierno, padres y tutores, maestros, estudiantes y sociedad en general.

Se necesita la implementación de políticas educativas efectivas por parte del gobierno, buena administración de los recursos destinados a fortalecer las áreas más débiles, pero también se necesita de los maestros su constante preparación, disposición y actitud de cambio, así como la motivación, interés, empeño y responsabilidad por parte de los estudiantes. El apoyo de los padres, y de toda la sociedad en general.

El gobierno no puede solo, la escuela no puede sola, los estudiantes no avanzan solos, y la sociedad necesita jóvenes capacitados y competentes.

Si todos en conjunto asumimos nuestra responsabilidad, obtendremos grandes cambios, lograremos grandes cosas en materia educativa y llegaremos donde queremos llegar.

Démosle una oportunidad al gobierno, dejemos que este proyecto que es a largo plazo, y como proceso requiere de tiempo, comience a dar sus frutos. Seamos pacientes mas no caigamos en el optimismo ciego y esperemos que como dijo el ministro Navarro, este resultado nos sirva como diagnóstico para obtener mejores resultados en evaluaciones posteriores.

Y recordemos siempre que la educación es la única que nos puede sacar de la mediocridad económica e intelectual en la que vivimos.

Prof. Alejandra Luciano

Acerca de Hector Solis

Deja un comentario