Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / Nacionales / Obrero se ahorca en el hospital Cabral y Báez deprimido porque le diagnosticaron VIH

Obrero se ahorca en el hospital Cabral y Báez deprimido porque le diagnosticaron VIH

Santiago. Porque le diagnosticaron como portador del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (Sida), el obrero José Ramón Fernández decidió la madrugada de este miércoles quitarse la vida, ahorcándose en un baño del hospital José María Cabral y Báez, de esta ciudad, donde  estaba interno. Hernández, de 47 años, fue hallado colgando de un pedazo de tela, pasadas las cuatro de esta madrugada, que ató a un tubo del baño de la habitación 5 E-6 de ese centro asistencial. La Policía dijo que Hernández, quien residía en la calle García Copley número 7 del barrio La Joy, de…

Review Overview

User Rating: Be the first one !
0

124F56A2-B5D5-4CCE-9FC3-445682F47085.jpg__294__440__CROPz0x294y440Santiago. Porque le diagnosticaron como portador del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (Sida), el obrero José Ramón Fernández decidió la madrugada de este miércoles quitarse la vida, ahorcándose en un baño del hospital José María Cabral y Báez, de esta ciudad, donde  estaba interno.

Hernández, de 47 años, fue hallado colgando de un pedazo de tela, pasadas las cuatro de esta madrugada, que ató a un tubo del baño de la habitación 5 E-6 de ese centro asistencial.

La Policía dijo que Hernández, quien residía en la calle García Copley número 7 del barrio La Joy, de aquí, fue ingresado el pasado viernes en el Cabral y Báez, donde posteriormente se le informó que era portador del VIH.

El médico legista que certificó el fallecimiento de Hernández dijo que fue como consecuencia de asfixia por ahorcamiento.

Pacientes que compartían el área con Hernández dijeron que a la depresión que le provocó la noticia de que contrajo el virus, se sumó el hecho de que en los últimos días no recibió visitas, lo que agravó su estado anímico.

Acerca de Hector Solis

Deja un comentario