Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / Nacionales / Miles de dominicanos en Panamá corren riesgo de ser deportados

Miles de dominicanos en Panamá corren riesgo de ser deportados

entrada de dominicanos a panama

SANTO DOMINGO. Miles de dominicanos que residen y trabajan en Panamá pudieran verse afectados con la suspensión del programa de regularización de extranjeros “Panamá, Crisol de Razas”.

Crisol de Razas se estrenó en 2010 y su objetivo hasta septiembre de 2014 era legalizar el estatus migratorio de los inmigrantes radicados en Panamá que se encontrasen en situación irregular, cumpliendo con las normas legales establecidas y observando los criterios de seguridad, derechos humanos y las políticas del Gobierno.

Marcos (nombre ficticio) es un dominicano que hace dos años y seis meses, emigró a Panamá donde trabaja de camarero en un restaurante. En República Dominicana, tiene dos niños a quienes envía el sustento mensual como resultado de su labor en esa nación.

Ahora, su estatus migratorio es de preocupar. Aunque su permanencia en el país istmeño todavía es legal, en siete meses vencerá su visado.

En una carta enviada a Diario Libre, Marcos de 35 años, explica que los extranjeros que querían regularizar su situación debían pagar al gobierno panameño US$1, 272 por un carnet de estadía y US$500 por un permiso para trabajar. En total US$1, 772 que eran válidos por dos años. Vencido ese plazo, debían contribuir con la misma cantidad para obtener igual beneficio por diez años.

“Pero qué sucede, ya este gobierno (el de Juan Carlos Varela) no quiere regularizar los extranjeros y los que obtuvimos los dos años cuando se nos venza el carnets de estadía tendremos que salir del país”, expresa NP con gran preocupación.

Y es que con la entrada del gobierno de Juan Carlos Varela, se suspende el programa Crisol de Razas y comienza a cambiar la situación para algunos extranjeros.

“Cuando entró la nueva administración, dijo que iban a hacer una última feria migratoria, en esa 1, 819 dominicanos se legalizaron, algunos lograron adquirir la de dos años, otros la de diez años”, comunicó el cónsul general de República Dominicana en Panamá, Domingo Ramírez.

Además, la situación de la entrada migratoria fue variada para algunos países. En el caso de República Dominicana, un mes después de iniciar su gestión, Varela decretó que todos los ciudadanos dominicanos que desearan ingresar a Panamá tendrían que tener la autorización previa del Ministerio de Seguridad Pública de esa nación.

La medida está contenida en el decreto 464 del Ministerio de Seguridad Pública y deroga el decreto ejecutivo 167 del 20 de marzo de 2014, que excluía a la República Dominicana y a Haití de los países cuyos ciudadanos necesitaban autorización previa del Ministerio, solo requiriéndose el visado emitido por las autoridades consulares.

Un problema espinoso

El embajador de República Dominicana en Panamá, César Medina, explicó a este medio que cuando llegó a ese país a finales de diciembre pasado, se topó con la referida situación.

“Hallé un problema bastante espinoso porque el presidente Juan Carlos Varela había decretado regulaciones para los inmigrantes establecidos en este país centroamericano… En lo que atañe a los dominicanos, le toqué el tema al Presidente Varela el día 8 de enero pasado cuando le entregué las Cartas Credenciales en el Palacio de Las Garzas, y de forma muy espléndida me respondió que esa particularidad debe manejarse en términos diplomáticos entre los dos gobiernos, como en efecto debe de ser”, respondió Medina.

El diplomático adelantó que en la Cumbre de las Américas, que se celebrará entre el 10 y el 11 de abril próximo, intentan concertar una reunión bilateral entre los dos presidentes y es posible que ese tema esté en agenda.

“Pero como comprenderás, para la ocasión el Presidente anfitrión tendrá mil obligaciones para atender a más de 30 jefes de Estado y de gobierno que estarán presentes, entre ellos el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pero puedes estar segura que como representante del Estado Dominicano haré cuanto me sea posible, dentro del rigor diplomático y respetando la soberanía del Estado Panameño, para regularizar la situación de miles de dominicanos que puedan verse afectados en su ritmo de vida en un país que les ha acogido con hospitalidad, cariño y respeto”, agregó a su respuesta.

En los últimos cinco años (2009 hasta 2013), unos 76, 486 viajeros procedentes de República Dominicana entraron a Panamá.

Los ciudadanos dominicanos tienen un tiempo de 30 días desde que pisan el territorio panameño para poder cambiar su estatus migratorio o ampliar su tiempo de turista en cualquiera de las oficinas de migración so pena de multa, a diferencia del resto de países que tiene un tiempo de hasta seis meses para hacer dicho cambio de turista a cualquier otro tipo de visa.

Recomendaciónes

Un documento que consiguió DL destaca dentro de las recomendaciones para este caso: crear un marco normativo similar al de los países amigos para los centroamericanos o incluirlos como países amigos, tomando en cuenta que Panamá ha tomado el compromiso de sumarse activamente al proceso de integración centroamericana; mejorar los sistemas de seguimiento y denuncia del tráfico de personas; nueva revisión y adopción de estándares internacionales en relación con las condiciones bajo las cuales los refugiados viven en Panamá.

Consecuencias

De no acatar estas recomendaciones se corre el riesgo de aumento en los casos de deportaciones de centroamericanos

Riesgo de posteriores cambios a leyes migratorias menos flexibles porque no se trabajó en una solución alternativa a tiempo, como los siguientes: Implementación de visas para países centroamericanos; recorte en tiempo de estadía como turista en Panamá, como lo es el actual caso de República Dominicana y en futuro tentativo lo podría ser de Nicaragua y el resto de países centroamericanos; peligro de incremento en la trata de personas; aumento en las poblaciones de refugiados.

por POR KIRSIS DÍAZ

Acerca de Hector Solis

Deja un comentario