Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / Locales / Mesopotamia: el barrio que quieren sacar de entre “dos ríos”

Mesopotamia: el barrio que quieren sacar de entre “dos ríos”

Fue azotado fuertemente hace más de 16 años por el huracán Georges y las víctimas aún son imprecisas

SAN JUAN. La casa de Catalina Uribe está pintada de amarillo, naranja y blanco. Las paredes son de concreto y madera, y el techo de zinc, modestamente arreglada en el interior para su familia. Pero hace más de 16 años, era de color marrón oscuro, el tono del agua turbia y la tierra fangosa que le impedían penetrar a la vivienda, anegada por el desbordamiento de un río que está a escasos metros. La causa: las lluvias del huracán Georges.

“Se dañaron los muebles, se dañó todo cuanto había dentro de mi casa, quedamos sin cama, quedamos sin ropa, quedamos sin nada”, recuerda la señora de 63 años de edad, que en ese tiempo tenía cuatro nietos en el hogar, entre cuatro meses y dos años de edad.

Catalina vive en el barrio sureño Mesopotamia, al que llegó con 13 años. Al situarse en medio del río San Juan, el sector se llama igual que la histórica región del Oriente Próximo ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates. Y es por su localización que fue profundamente afectada por el ciclón David y la tormenta Federico en 1979, por el huracán Georges en 1998 y por otras inundaciones posteriores a causa de eventos menos devastadores. Todos Catalina los ha sufrido.

Catalina muestra una pared de “plywood” de su casa que fue dañada por la crecida del río cuando el huracán Georges.

Por el huracán Georges, que azotó al país un martes 22 de septiembre con categoría tres, desapareció un sector contiguo a la Mesopotamia, llamado Montes de Oca.

La inundación llegó la madrugada del miércoles, mientras muchos dormían. Barro y escombros arroparon nueve barrios. Quienes no salieron a tiempo, se subieron a los techos de las casas o a los árboles para esperar auxilio, entre las corrientes de las aguas que arrastraban enseres domésticos y cuanto a su paso encontraban. “Desde el puente veíamos cómo la gente pasaba ahogada, veíamos cómo los trastes de la gente pasaban”, recuerda Leo (Boris) Rossó, residente en la Mesopotamia.

La calamidad duró varios días. En ese entonces se mantuvo el debate de si hubo un mal manejo de la presa de Sabaneta -Mesopotamia queda a 20 kilómetros aguas abajo de la obra- y si las autoridades no se pusieron de acuerdo en prevenir el impacto del fenómeno. Además, muchas personas hicieron caso omiso a las alertas de evacuación por temor a que vandalizaran sus casas.

En el siguiente video Catalina y su vecino Agustín Saldaña recuerdan cómo fue el paso del huracán Georges por el barrio. 

La cifra de muertos en San Juan aún es imprecisa. Las oficiales totalizan 41 fallecidos y 33 desaparecidos, pero sobrevivientes aseguran que fueron cientos y un informe de senadores perredeístas más de mil. Inclusive, la prensa reportó en ese entonces enterramientos en fosas comunes.

Luego de dos meses, las familias evacuadas en la Mesopotamia decidieron volver al barrio, limpiar y reconstruir sus casas, y retomar sus vidas cotidianas. El gobierno reubicó a los de Montes de Oca, pero al lugar desalojado han llegado 16 familias que invadieron las viviendas abandonadas, las repararon y habitan.

Ruinas de lo que fuera una iglesia en el barrio Montes de Oca.

Varios sectores cercanos también fueron trasladados. Sin embargo, falta la Mesopotamia, un barrio que, a pesar del peligro, ha ido creciendo, y en el más reciente censo comunitario hecho con apoyo de la iglesia Católica, se determinó que viven casi 4 mil personas distribuidas en 625 familias -475 son propietarias-, quienes cuentan con servicios básicos. Entre las ocupaciones de los cabeza de hogar está la producción agrícola.

En estos últimos 16 años, cuando se avecinan temporadas de lluvia, los moradores se inquietan pues saben que son vulnerables a sufrir otra vez una inundación devastadora.

¿Por qué se quedan?, ¿es porque esperan viviendas?, le pregunta DL a Boris, quien también es presidente del Comité Pro Defensa de la Mesopotamia. “No”, responde. “¿Te digo por qué hemos permanecido aquí los moradores de la Mesopotamia? Porque es el barrio más seguro, es el barrio que menos delincuencia tiene, es el barrio que menos niñas embarazadas salen y es el barrio que más profesionales tiene en todas la áreas”.

mesopotamia casaVista de una de las calles de la Mesopotamia.

La nueva Mesopotamia

Las autoridades han estado conscientes de que no es viable que exista el pueblo. En octubre del 1998, un mes después del huracán Georges, el gobierno anunció la construcción de un proyecto de viviendas para trasladar las familias y convertir a la Mesopotamia en un parque ecológico. Han pasado más de 16 años y eso no ha ocurrido.

El pasado 27 de febrero, en su discurso de rendición de cuentas, el presidente Danilo Medina dijo: “Este año también han comenzado dos proyectos muy importantes (…) El segundo, que les anuncio hoy, aunque ya ha dado sus primeros pasos, es el proyecto de transformación de San Juan de la Maguana, que incluye la reubicación definitiva de la comunidad de la Mesopotamia, la finalización de la circunvalación y el remozamiento de áreas emblemáticas de la ciudad, como es la transformación del río Tenguerengue”.

Ya un día antes, el 26 de febrero, el Ministerio de Obras Públicas había realizado el primer sorteo para adjudicar a ingenieros y arquitectos de la provincia la construcción de 56 edificios, con 664 apartamentos para igual número de familias de la Mesopotamia y de residentes en las proximidades de la cañada de Tenguerengue. Se invertirán RD$892.1 millones y estarán sobre una elevación que sobrepasa el nivel de inundación.

El proyecto habitacional se llama Vistas del Río. Comprende apartamentos de 58 y 78 metros cuadrados. Aunque los comunitarios han identificado 625 familias en la Mesopotamia, en los planos de Obras Públicas se indica que para ellas serán 44 edificios con 528 apartamentos, quedando la incertidumbre respecto al resto, lo que en un futuro pudiera ser un problema en la distribución.

Plano del proyecto publicado por el Ministerio de Obras Públicas en su página web.

“En los sectores de Quijá Quieta, Buena Vista y La Lata se va a construir la avenida Circunvalación y un muro alto -de gaviones- que servirá como protección, y detrás del muro, en unos solares que son propiedad del Estado, se van a hacer los apartamentos”, explica el sacerdote Moisés Corcino, asesor del Comité Pro Defensa de la Mesopotamia.

Al consultar a Ramón Pepín, jefe del Gabinete del Ministerio de Obras Públicas, explica que el proceso de adjudicación de los 41 lotes en que se divide el proyecto tardaría entre dos y tres meses. Una vez culminado, se procederá a iniciar la construcción que se estipula realizar en nueve meses.

“Con la Circunvalación nosotros vamos a proteger la margen del río de la Mesopotamia. Esas familias tienen ese tiempo viviendo en un sitio vulnerable y lo que se va a hacer es completar la Circunvalación, que va a proteger contra la crecida, y los apartamentos estarán en un lugar seguro”, afirma Pepín.

El Comité Pro Defensa de la Mesopotamia está esperanzado en que ahora sí se construirá el proyecto. Mientras se materializa, Boris expresa el temor que permanece en todos: que los dos ríos desaparezcan el barrio.

Perspectiva en 3D del proyecto Vistas del Río.

Diario Libre

Acerca de Hector Solis

Deja un comentario