Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / Locales / Escándalos de intervención de llamadas recuerda caso ocurrió en San Juan.

Escándalos de intervención de llamadas recuerda caso ocurrió en San Juan.

Juan de Herrera, San Juan. Ante el ruido que se ha desatado por la gran cantidad de llamadas intervenidas que ha solicitado el Ministerio Público en el gran Santo Domingo y el Distrito Nacional con unas 17, 630 teléfonos pinchados o intervenidos, presuntamente por órdenes de jueces de instrucción.

Aunque la maniobra de escuchar lo que habla el individuo intervenido y solicitado por la justicia ha causado mucho malestar en la sociedad, muchas de las veces estos casos son para preservar la seguridad nacional, en cuestión de terrorismo, narcotráfico y la propia seguridad del presidente de la república y otros atentados hacia la población, del mismo modo es cierto que se usa para ganancia particular y lucro ilícito de ciertos funcionarios encargados de manipular esos equipos tecnológicos de central telefónica.

Se han dado casos que teléfonos de políticos, empresarios y algunas personalidades han sido “pinchados” con el objetivo de saber sus vidas, sus planes, negocios y relaciones sentimentales y extra maritales.

Pero sale a relucir un caso ocurrido a mediados de los 90s, en el municipio de Juan de Herrera, provincia San Juan, específicamente en el 1996, donde una joven de ocupación variada residente temporalmente fuera del país, o como popularmente se les hace llamar a estas mujeres que han sabido abrirse camino al andar en este mundo difícil “Viajeras” esta resultó muy vivaracha al acudir a una de esas instancias de inteligencias que las ocupan los gobiernos, para monitorear las actividades de su esposo, que mientras ella estaba fuera del país, le contaban que él vivía dándose vida en lugares de diversión, playas, en antros y con otras mujeres, mientras la mujer mantenía todo en la casa, los gustos, caprichos y ropas de ese cónyuge.

No se sabe cómo la susodicha mujer, de familia murmuradora y entrometida pudo agenciar su maravilloso plan de pagar una suma indeterminada de dinero para que le mantengan informada de todas las actividades telefónicas grabadas de su festivo y alegórico marido.

SE LE DIO EL PLAN.

La mujer que en la actualidad debe de rondar los 45 años de edad con varios hijos ya universitarios, sigue siento recordada por muchos en ese pueblo del norte de San Juan, por su perspicacia al seguir a su pareja, ella en otro vehículo a donde supuestamente éste le había dicho que iría a la ciudad de la Romana a resolver un supuesto problema familiar, pero la taimada y aventajada joven (en ese tiempo), con el informe de inteligencia de una de las llamadas telefónicas del hombre, donde éste planeaba encontrarse con otra dama en una famosa parada de minibuses en Santo Domingo, y luego de ahí partir a un Resort, fue sorprendido en momentos que su compañero sentimental abrazaba y besaba a la otra chica citada en el mencionado lugar de transporte, armándose la de Troya.

La esposa prendida en candela “literalmente” le entró como la conga, y después del gran reperpero, procedió a quitarle las llaves de la Yipeta que ella le compró, la copia de las llaves de la casa, lo borro de sus cuentas de banco y un sinnúmero de cosas que ésta le había concedido.

Hay una gran parte del pueblo que pudo darse cuenta del “AS” debajo la manga que sacó la sagaz hembra que quiso hacer valer el esfuerzo y las malas noches que pudo pasar trabajando en esos países fríos e indiferentes ante el irrespeto del hombre que jugaba con sus sentimientos, su persona, y su sudor.

Por Héctor Solís

Acerca de Estol2

Deja un comentario