Noticias Destacadas
Inicio / Artículos de Opinion / ¿Ascenso policial en rango, por méritos, disciplina, buen trabajo o tiempo en servicio?

¿Ascenso policial en rango, por méritos, disciplina, buen trabajo o tiempo en servicio?

Pues para comenzar fueron muchos que tuvieron la suerte completada con la dicha como popularmente se le dice a esta casualidad de la vida, en tener un aliciente más en sus afanes de ser policías de la República dominicana, y ver más allá del horizonte con la vista puesta en una próxima espera, o por lo menos que se dé la otra oportunidad de seguir ascendiendo.

En el caso de San Juan de la Maguana, sus agentes corrieron con cierta oportunidad de fortuna en el caso de los rangos tan esperados, muchos de estos pudieron celebrar, disfrutar con amigos y familiares de su gesta, de poder tener un poco más de autoridad dentro de las filas policial.

“Pero vámonos por parte” como como se satirizara a Jack el destripador, famoso asesino en serie Londinense, ¿estos rangos fueron por la labor que les corresponde realizar a los agentes Sanjuaneros? Al parecer no, primero el motor de impulso de estos luce algo averiado, porque el mismo no tiene la suficiente combustión para accionar en el día a día las cosas cotidianas, en caso que no se presenten hechos bochornosos de acciones como asesinatos, vandalismo entre otras cosas de gran atención de la milicia, simplemente los hechos que más ocurren en esta provincia son los robos de todo tipo, robos estos que no ha podido controlar la institución de la ley y orden en esta parte sur del país.

Podemos preguntar que dichos ascensos se producen por disciplina o méritos en su carrera policial, ¿sí o no? Pues para ser más objetivo, algo de disciplina debe de haber, pero solo con sus subordinados, porque fuera de la institución, es decir hacia la población eso no se ve, aunque a través del tiempo esta conducta del hombre o mujer que porta el uniforme ha ido variando de manera positiva, solo me basta recordar que por nada un policía te daba un pescozón, te quitaba el vehículo y te decía: “usted está preso” sin más ni menos. Es notorio que por este tipo de conducta fuera del recinto nos e premia, tampoco por mérito, si nos vamos al significado per se, el agente debe de acumular un sinnúmero de acciones positivas tanto para el como para la institución a la que pertenece para ser merecedor de algún galardón, cosa que si vamos al expediente de muchos de los que fueron concedidos con la próxima insignia, habrá mucha tela por donde cortar.

Ahí están los ejemplos, ahí están los entes que en varias ocasiones son señalados por delincuentes de que forman parte de ellos, que ayudan o son cómplices de delitos o infracciones, y nada pasa con estos dichosos.

Una situación que da pena y merece más atención es el factor tiempo, espacio que transcurre en la vida del ser humano que se enganchó a la policía y que tras años y años está esperando solo tener ciertos rangos, pienso que lo más importante es tener tiempo en la compañía, que merecer las demás cualidades. El mérito es el tiempo, el trabajo es el tiempo, la disciplina es el tiempo, en la policía todo es el tiempo.

Todavía existe el cabildeo, esa acción corrupta que trata de usted como parte de este batallón, entregar parte de su sueldo a un alto oficial que le canalizará un rango, o no le permitirá hacer el servicio correspondiente mientras realiza otra labor ajena a la policía nacional, añadiendo que la única labor compatible con esta es la docencia, conforme la ley orgánica de la policía 590-16, entonces puede un empleado de la ley y el orden ser merecedor de una distintivo o rango cuando en realidad su comando no ha resuelto ni siquiera el 30% de la problemática de la delincuencia y otros males de la inseguridad ciudadana en esta localidad.

Puede sentirse orgulloso de beneficiarse con más poder ante los suyos, sabiendo que la población está indignada, molesta, colérica y hastiada por los constantes hechos horrorosos que ha de vivir casi en el día a día, por la ineficiencia, incapacidad, la poca voluntad de servicio y la dejadez con que enfrentan los casos y denuncias presentadas a diario por las víctimas de hurto, esa transgresión, entre otras cosas.

Para mí, basta con usted tener tiempo y maniobrar con sus superiores para que no le dañen la hoja de vida para usted llegar a tener muchos rangos, y sentirse el dueño de todo y el poseedor de nada en la policía nacional.

¡Dios bendiga mi país!

Por Lic. Héctor Solís.

El autor es periodista, locutor, docente y productor de medios de comunicación.

Acerca de Hector Solis

Deja un comentario